Descubre que es el Pensamiento Crítico

Pensamiento Crítico

Cuando pensamos en Pensamiento Crítico lo primero que se nos viene a la mente es que necesitamos criticar algo, sin embargo, asumimos que pensar críticamente debe ser negativo.

En este articulo iremos descifrando lo que realmente significa, y entenderemos lo que el pensamiento crítico es y cómo se puede usar.

A medida que avanzamos en esta publicación, aprenderás que pensar críticamente no es sinónimo de criticar, una vez que aprendes a pensar críticamente, podrás criticar un argumento o afirmación, pero tu pensamiento será una consideración cuidadosamente razonada, no será una reflexión rápida e irracional.

Pensar críticamente es un arte, y como cualquier arte, se puede hacer bien o hacer mal.

Se necesita tiempo y práctica para desarrollar esta habilidad.

No hay realmente una fórmula para hacerlo como hay en la lógica formal.

Necesitamos nuestra imaginación para ver conexiones, como un detective en busca de patrones que ayuden a encontrar quién lo hizo.

El pensamiento crítico requiere que entremos en nuestra mente, o en la mente de otra persona, para entender su razonamiento.

Para hacer esto, necesitamos imaginación.

Pensamos todo el tiempo, pero a menudo no miramos de cerca el pensamiento, cómo vemos las cosas y cómo nuestro pensamiento afecta cómo nosotros, y otros, vemos al mundo.

El pensamiento crítico implica desmontar el pensamiento y ver cómo se construye ese pensamiento.

Hemos descubierto cómo una persona está pensando, entonces es hora de buscar la calidad del pensamiento.

Recuerde que el pensamiento puede pasar de un gran pensamiento a un pensamiento pobre, por lo que tenemos que juzgar el pensamiento, sostenerlo a un nivel mas alto.

Al juzgar la calidad del pensamiento, podemos evaluar si el pensamiento se hace bien o no, si el razonamiento se basa en ideas sólidas o si podemos confiar en las conclusiones que nos da el pensador.

Por lo tanto, seguimos un conjunto de criterios, que nos ayuda a comprobar la calidad del pensamiento y si se puede confiar en el.

El gran truco…

Lo que es poderoso sobre el pensamiento crítico es que nos ayuda no sólo a mirar en nuestro propio pensamiento, sino también en el pensamiento de los demás.

Podemos analizar lo que Julieta piensa de Romeo cuando se encuentran por primera vez.

Entonces podemos analizar lo que piensan el uno del otro en el balcón.

También podemos analizar lo que Shakespeare piensa de Julieta, e incluso lo que piensas de lo que Shakespeare piensa de Julieta.

Y luego podemos comparar todos estos, evaluar cuán fuerte es su (y nuestro) pensamiento, y luego ver si estamos de acuerdo con cómo piensan los demás.

El pensamiento crítico puede ayudarnos a entrar en la mente de cualquiera.

Siempre necesitamos crecer como pensadores, para ser mejores analizando y evaluando nuestro pensamiento, y el pensamiento de los demás.

Para convertirnos en un pensador crítico necesitamos practicar lo suficiente para que sea un hábito.

Entonces podremos tomar mejores decisiones y actuar de acuerdo con lo que hemos razonado cuidadosamente.

Sí, se necesita trabajo y diligencia, pero también creatividad e imaginación.

Al final, no sólo nos volvemos mejores pensadores y entendemos el mundo a un nivel más profundo, sino que nos convertimos en mejores personas, entendiendo nuestro lugar en el mundo y lo que podemos hacer para mejorarlo.

Pensar en términos críticos se refiere a una forma de pensar tomando una postura analítica.

Construiremos una definición útil, e identificaremos qué es y que no es, mostraré el propósito y el valor del pensamiento crítico de acuerdo con una definición.

El origen

Un Argumento Valioso

El Universo es un lugar grande. Enorme, de hecho, y bastante complicado, desafortunadamente, el cerebro humano es relativamente pequeño y simple, al menos en comparación.

Para ayudarte a sobrevivir tienes que trabajar duro para darle sentido a las cosas, puedes convertir experiencias en símbolos, recordar sensaciones e identificar patrones.

Pero la mayoría de los trucos mentales requieren mucha energía, y es por eso que tu cerebro toma atajos. Por ejemplo, buscará ideas y confirmará lo que tú ya sospechabas. Buscará las ideas de personas en quien confías para ser las más atractivas, que aquellas de personas que no confías. Las tomará de tu propia experiencia y las tratará como evidencia.

Además distorsionará las líneas entre lo que sientes que será correcto y lo que sabes que será correcto, la mayor parte del tiempo éstos trucos nos servirán muy bien, incluso somos apenas conscientes de ellos.

Pero a veces nos llevan por mal camino, los sesgos que pueden ser útiles también pueden cegarnos. Y en un mundo complejo de opiniones diferentes, es difícil saber cuándo hay que pensar en usar atajos, y cuando poner cierto esfuerzo para usar nuestras lógica.

El pensamiento no siempre necesita estar al máximo, de todas formas, la lógica es un camino útil para identificar ideas que pueden ser provechosas.

La lógica es la forma de combinar ideas que llevan a una conclusión, son como en las matemáticas solo que se pueden usar más que números.

Probablemente ya los hayas usado, piensa en la última reunión que tuviste.

Que te parece este ejemplo:

¿Por qué todos los demás tienen permitido irse, y yo no?

Un argumento lógico se estructuraría:

«Todas las personas tienen permitido irse, yo soy una persona, entonces deberían permitir irme.»

La lógica es un camino útil para combinar ideas establecidas para apoyar la aceptación de una nueva idea; buscando la lógica en un argumento puede ayudarte a decidir si podrías estar de acuerdo con alguien, o esperar recibir más información.

Rompiendo La Lógica

Como las ecuaciones matemáticas, la lógica tiene una estructura, es parecido a: 1 + 2 = 3

De un lado de la ecuación tenemos cosas que conocemos o estamos de acuerdo, del otro lado una respuesta que es verdadera, siempre y cuando los números del otro lado no se modifiquen.

En lógica, una idea se llama premisa, que puede ser puesta junto con otras premisas de tal manera que nos lleven a una conclusión.

Una premisa podría decir que los imanes atraen el hierro, la otra premisa podría ser, este objeto está hecho de hierro, sin verlo puedes lógicamente decir que el imán atraerá a este objeto.

Pero, ¿Qué pasa si intercambias la información?

Es decir, los imanes atraen el hierro y este objeto es atraído por los imanes.

¿Puedes decir entonces que este objeto es de hierro?

Desafortunadamente, no. Aún parece un pensamiento lógico pero la conclusión no funciona. Los imanes no solo atraen el hierro, sino también otros metales, como el níquel.

Éste quiebre en la lógica se llama falacia lógica.

Porque su formulación es muy similar a la lógica, pero es falsa. Es muy fácil confundir una falacia lógica con una real si no eres cuidadoso.

Las personas lo hacen todo el tiempo, a veces por accidente y a veces para engañarte.

Conocer la estructura de un argumento lógico es importante, no cometerías el error de pensar: tres, más dos, igual a uno.

Reglas son reglas después de todo.

Pero rompiendo las reglas de la lógica, puedes hacer que una respuesta parezca correcta cuando no lo es.

Tomarlo Personal

Algunos argumentos se enfocan en la persona y no en lo que están diciendo.

Una forma de mantenerte en la discusión es pensar en la frase deportiva: «juega a la pelota, no al jugador».

Es difícil escuchar a una persona que no nos agrada, y difícil discrepar con quienes confiamos y admiramos. Pero hay una diferencia entre lo que una persona es y lo que una persona dice.

Por ejemplo, podría no agradarte una compañía petrolera en particular debido a una conducta ilegal y poco ética pasada.

Un representante sonriente de la compañía sale en TV y afirma que su división de investigación química ha descubierto una forma de gasolina limpia para el medio ambiente.

En este caso en particular es demasiado fácil sospechar de sus acciones, después de todo, no te agradan, por que podrían estar mintiendo para ganar dinero.

La historia de la compañía puede implicar que las acciones podrían justificar una mayor atención y discusión, pero tú no puedes denunciar lógicamente que ellos están errados basándote en ese solo argumento, esto aunado a tu disgusto, y tu incredulidad, es jugar al jugador, no al problema.

No puedes ser un experto en todas las cosas y como te sientes respecto a una persona; esto podría tentarte a decidir en primera instancia si confiar en ellos o no.

Pero los argumentos basados en quién confías y de quiénes sospechas, simplemente no son válidos.

Esto se confirma cuando nos dirigimos a expertos en busca de buenos consejos.

Y de todas maneras, una conclusión que es verdad porque un experto lo dijo, es un argumento pobre.

El cambio climático no es una preocupación porque los expertos lo dicen, lo es porque los hechos y la lógica indican que el calentamiento global es una conclusión sólida.

Eso no significa que debemos ignorar a los expertos, de hecho necesitamos hacerles preguntas para entender mejor los hechos y la lógica que ellos usan.

Otra cosa que existen son los patrones que hay en todos lados del universo, y el cerebro es muy bueno reconociéndolos.

Tal vez demasiado bueno, puede ver fácilmente patrones que de hecho no están ahí.

En verdad, hay cincuenta por ciento de probabilidades para que una moneda caiga en águila y otro cincuenta para sol, tras cada tiro de una moneda.

No importa qué salió antes, y la suerte no entra en juego.

En absoluto, pero es difícil librarse de ese sentimiento de que hay patrones en todos lados – si solo miramos lo suficiente.

La Falacia del Jugador

Asumimos que la probabilidad cambia dependiendo a los resultados pasados. Y esto tal vez explique por qué los casinos hacen tanto dinero.

Es todo probabilidades, una de las formas más complicadas de la lógica. De hecho es tan complicada, que solo tomo unos cuántos siglos hasta que algunos chicos inteligentes franceses con los nombres de Pascal y de Fermat, trabajaron en mucho de la matemática que hay detrás.

Nuestros cerebros hacen que sea difícil para nosotros ver la lógica de la probabilidad y nos lleven por mal camino, estamos cableados para vincular las cosas que vemos como si estuvieran relacionadas.

Por ejemplo, al ver un destello de luz y escuchar un trueno hace parecer como si el trueno fue causado por el destello, y hay un montón de razones para pensar que es así.

Pero qué pasa si comiste un hot dog y te enfermaste.

¿Fue el hot dog o fue otra cosa totalmente distinta?

La medicina está llena de preguntas, la gente toma pastillas y se siente mejor.

Pero mucho de la lógica y las probabilidades son necesarias para determinar si esas píldoras fueron las verdaderas responsables, solo porque una cosa siga a la otra, incluso si pasa varias veces, no significa necesariamente que van unidas.

Puede haber otros factores, o simplemente ser pura coincidencia.

Para asegurarte tendrás que probar las circunstancias una y otra vez, buscando otros factores que puedan desaprobar el vínculo, esto refuerza la confianza de que tu patrón es verdadero.

Esto es lo que hace la ciencia, mientras nuestros cerebros ven patrones, y esto es a veces útil, se necesita la ciencia para probar que esos patrones son reales.

Una Historia de Precaución

No actuar hasta que tengas una buena idea de cómo afrontar las consecuencias se llama «Principio de Precaución.»

Esto pasa todos los días, los productos son probados antes de ir al mercado, para demostrar que son seguros.

Porque hay una chance de que no lo sean, pero es difícil eliminar todas las preocupaciones sobre los riesgos asociados con cada simple acción.

Por no hablar de aquellos basados en complejas series de pruebas y observaciones requeridas por la ciencia; y aquí entramos en confusión sobre cómo la ciencia trabaja.

Algunos dirán que el calentamiento global y la evolución no son hechos, sino solo teorías.

Pero no hay un «solo» al respecto.

En ciencia la palabra teoría no significa «Me parece que»; significa una regla bien probada, la cual está basada en la lógica, explicada en repetidas observaciones y que ha sido usada en predicciones exactas.

Esto las hace muy útiles y difíciles de ignorar.

La teoría de la atracción gravitacional de Newton, es una teoría.

Explica como los objetos con masa se mueven de la forma que lo hacen.

Es una teoría muy útil que por trescientos años después de que fuera publicado por primera vez, es aún usada para enviar objetos de la Tierra a los confines más lejanos del Sistema Solar.

Hechos observables o demostrados son solo una parte de la ciencia, cuando enfrentamos los riesgos, es natural querer esperar hasta tener un cien por ciento de certeza al respecto.

Desafortunadamente, es imposible.

Lo mejor que puede lograrse dadas todas las actuales teorías, las pruebas repetidas, lógicas, y los hechos, es que estamos razonablemente confiados de que algo es seguro.

Y es donde el Principio de Precaución puede ser mal usado.

Esperar por más información es útil pero esperar por un inalcanzable cien por ciento de certeza, impide a cualquiera de hacer algo.

Consideramos los teléfonos celulares y el miedo de que sus radiaciones produzcan cáncer.

Si elegimos esperar hasta que en los teléfonos prueben en un cien por cien ser seguros, o no, podrían llevarnos a no tener tecnología celular.

El cáncer no es algo para tomarlo a las ligeras, y la preocupación no debe ser desatendida.

Pero esperar por información irrefutable, que es lógicamente imposible, es un mal camino para tomar decisiones.

Y al hacerlo, podríamos perder grandes oportunidades o encontrar nuevos riesgos.

Cuestionar por riesgos es razonable.

Pero demandar cien por ciento de seguridad, detiene la evolución de la tecnología.

Primero, ¿Qué es Pensamiento Crítico?

El pensamiento crítico es la cuidadosa aplicación de la razón en la determinación de si una afirmación es verdadera, otra definición sostiene que el pensamiento crítico es un razonamiento juicioso sobre qué creer y por lo tanto qué hacer.

Observemos las piezas importantes de estas definiciones, el pensamiento crítico requiere un pensamiento intencional cuidadoso también conocido como juicioso, usando la razón y la lógica sobre creencias, y finalmente para la aplicación a problemas del mundo real.

Requiere de un proceso cuidadoso y juicioso, no es un proceso rápido ni fácil aunque sepas como hacerlo para hacerlo apropiadamente requiere que te tomes tu tiempo, ser decidido y deliberado en la evaluación, además requiere ser meticuloso.

Para pensar críticamente tienes que centrarte en el tema en cuestión, teniendo en cuenta toda la complejidad, amplitud y profundidad.

El pensamiento crítico no es pasivo

El ingeniero Práctico

El objetivo del Pensamiento Crítico

No es simplemente para decidir si aceptas o rechazas una argumento, no es una decisión de sí o no, el objetivo es evaluar completamente todas las partes de una afirmación, que alguien está haciendo.

El Pensamiento Crítico es el proceso lógico que atraviesas para determinar si estás o no de acuerdo, te permite explicar por qué no estas de acuerdo por alguna razón, ya sea por que encuentras algo incorrecto o por otra razón, además , con esta información es posible que puedas construir un argumento en su lugar o puedas dar alternativas que den respuesta al problema

Encontrarás que ofreciendo alternativas a tu argumento y de los involucrados fortalecerán y aclararan puntos de vista, a su ves posicionamientos respecto a un tema.

Así el pensamiento critico se puede ver como un ejercicio de resolución colectivo de problemas, pensar críticamente no es un proceso que la mayoría de las personas hace en sus actividades diarias, pero es importante la compresión de lo que escuchas de las demás personas, tus pensamientos y lo que dices a los demás.

Y entiendo que no siempre será fácil, pero en la medida que practiques esta habilidad te será natural tener este tipo de pensamiento.

Las personas por naturaleza toman decisiones basadas en pura emoción, intuición, fe o el sentido común que utiliza la razón; no estoy diciendo que debemos tirar esta sensibilidad o intuición, pero el pensamiento crítico requiere poner en segundo termino la reacción.

El pensamiento crítico, según la RAE, la palabra «pensamiento» se refiere a la actividad, la acción y el efecto de pensar.

En cuanto al adjetivo crítico, según la RAE, algo como perteneciente o relativo a la crítica y que Oxford define como el conjunto de juicios u opiniones que responden o procede de un análisis hecho por ti, es decir, el pensamiento crítico es el pensar mediante un conjunto de juicios u opiniones que responden o proceden de un análisis propio.

Segundo, ¿Qué es un Argumento?

Ahora que sabemos que el pensamiento crítico requiere que nos demos un paso atrás y examinemos cuidadosamente afirmaciones y argumentos desde la lógica, podemos ir un poco más a fondo a lo que significa.

Como ya sabemos, el pensamiento crítico nos permite aplicar la razón o la lógica para evaluar lo que se lee, se escucha, o se ve.

Frecuentemente la gente emplea el pensamiento crítico para evaluar un argumento que alguien expone; al pensar críticamente un argumento, éste puede analizarse y concluir si se considera correcto o incorrecto, fuerte o débil.

Pero antes de poder analizar algo que se ha escuchado o leído, primero debemos saber si es siquiera un argumento o no. Lo anterior puede parecer obvio o sencillo, pero como veremos, no siempre es así.

Así que, la pregunta es: ¿Qué es un Argumento?

Primeramente, es importante reconocer que un argumento se construye para abordar un problema, ofreciendo una postura frente al mismo y exponiendo razones para tal postura.

En su forma más básica, un argumento consiste de dos partes:

  1. Una o más premisas
  2. Una Conclusión

Las dos partes deben funcionar juntas para poder presentar una postura particular respecto al problema o la situación.

En un argumento, las premisas supuestamente proveen las razones que la persona tiene para pensar que la conclusión es verdadera.

La situación …

Un estudiante le dice al instructor: «mi abuela falleció y tuve que faltar para asistir al funeral».

El asunto en cuestión es determinar si el estudiante debe ser excusado o no.

Ahora bien el estudiante cree que la conclusión es sí, ya que ofrece como «razón» asistir al funeral de la abuela, para defender dicha conclusión, esta razón es la premisa del argumento.

La instructora puede evaluar si se le está dando un buen argumento o no.

Evaluar significa hacer dos cosas:

Primero, decidir si la premisa o premisas son ciertas o correctas.

Segundo, determinar si las premisas se relacionan lógicamente con la conclusión.

Desglose de un Argumento

Vamos a desglosar la definición de un argumento enfocándonos en cuatro puntos clave:

  1. La Premisa
  2. La Conclusión
  3. La Aplicación de la Razón o Lógica
  4. La Relación entre Premisas y Conclusiones.

Las premisas

Se presentan cuando alguien da un argumento, y está mostrando su postura sobre algún asunto que se les presenta.

Por ejemplo, imagina que un compañero está tomando un curso al que pensabas inscribirte el siguiente semestre. Al preguntarle si debes hacerlo te contesta «no de ninguna manera tomes esa materia», para convencerte de no tomar esa materia te dirá sus razones, te podrá decir que el profesor es aburrido, que las lecturas son muy difíciles, o que no da suficiente tiempo para hacer las tareas o exposiciones.

Las afirmaciones sobre la clase, o sea las premisas del argumento, proveen el fundamento sobre el cual la conclusión de que no debes tomar la clase se cimienta.

Para poder analizar un argumento lo primero que hay que hacer es identificar las premisas preguntándonos:

¿Cuáles razones son evidencia que dio esta persona para su conclusión?, o ¿Por qué el compañero piensa que ésta es la respuesta?.

A veces, la persona que ofrece el argumento facilitarán la tarea utilizando palabras o frases clave que indican razón: porque así, como se muestra, dado que, entre otras.

Hay que estar atento a tales palabras pero no depender de ellas ya que no siempre aparecen en un argumento, además, a veces hay premisas no declaradas o implícitas.

La persona dando un argumento dejan fuera hechos o razones y asumen que ya conocemos el hecho o que podemos darlo por sentado.

Aprenderemos más sobre las premisas no declaradas posteriormente.

Una vez identificadas las premisas se requiere evaluar su veracidad y fuerza.

Conclusiones

Debemos tener clara la idea de lo que es la conclusión de un argumento. En este contexto, el término conclusión se emplea de forma distinta a la que se estamos acostumbrados.

Cuando hablamos de la conclusión de un argumento no nos referimos al resumen o revisión general de lo que se ha dicho, como sucede cuando el profesor pide que un trabajo tenga un párrafo de conclusión. Más bien, la conclusión de un argumento es lo que deriva de las afirmaciones hechas.

Es la afirmación final sobre la posición que alguien toma respecto a un asunto.

Lógica en un argumento

Un individuo se apoya en la razón o lógica para defender una conclusión particular más que en la intuición o el instinto.

Relacionando premisas con conclusiones

Recuerda que en nuestra definición de argumento una premisa se supone debe dar una razón para pensar que la conclusión es verdadera.

Cuando alguien propone un argumento, cree que las premisas que ofrecen, justifican o sustentan la conclusión a la que llegaron; sin embargo, el punto de aplicar pensamiento crítico a los argumentos es evaluar.

¿Realmente la premisa conduce a la conclusión?

Si el argumento es bueno, la respuesta será que sí; si es un argumento débil, la respuesta puede ser no.

¿Recuerdas cuando preguntó el compañero sobre si tomar una clase?

Imaginen que en vez de darles detalles sobre la clase dice:

Hubiera dicho no la tomes, yo la odio es muy temprano y yo no soy de levantarme temprano.

Para sustentar su conclusión de que no debes tomar la clase sus premisas son que el horario es temprano y que a él no le gusta levantarse temprano.

¿Las premisas te dicen realmente si debes tomar la clase? ¿Qué tiene que ver que a tu compañero no le guste levantarse temprano?

Así que para evaluar un argumento no deben evaluarse las premisas y la conclusión por separado sino que debe considerarse la relación entre ellas. Si las premisas no se relacionan directamente con la cuestión, en este caso ¿Debo tomar esta clase?, entonces no sustentan de manera alguna la conclusión a la que se llega y se tiene un argumento débil.

A veces puede dificultarse determinar si alguien está proponiendo un argumento o si el argumento es uno bueno porque faltan partes del rompecabezas.

La gente no siempre explica bien sus argumentos.

¿Alguna vez han escuchado la frase ‘sobra decir que…’?

Esto es una asunción no declarada; son premisas que por alguna razón simplemente se asumen en lugar de afirmarse explícitamente.

El problema con las asunciones no radica en si son o no verdaderas sino que, si permanecen ocultas, el análisis del argumento es incompleto.

No todos los supuestos serán verdaderos, exactos o razonables, en estos casos es necesario sacar a la luz información que haga falta, ya que si no detectamos una debilidad o error en el razonamiento, no podremos debilitar la conclusión del argumento.

Si presentas un argumento y dejas una premisa sin mencionar, alguien puede llenar el espacio pero no necesariamente con la razón que tu usarías.

En este caso dejamos que alguien más elabore el argumento por nosotros, que ‘ponga palabras en nuestra boca’ que no corresponden.

Tanto en evaluar y dar argumentos, siempre hay que estar alerta por si algo queda sin expresar.

Argumentos Deductivos e Inductivos

Una vez familiarizados con la estructura de los argumentos, donde siempre hay una o más premisas y una conclusión, veamos de cerca algunos tipos de argumentos.

Recuerden –dar un argumento significa tomar una postura frente a un asunto o problema específico

Ahora piensen en todos los posibles tipos de problemas que uno puede confrontar, hay problemas de la vida cotidiana como por ejemplo:

¿Qué comeremos? ¿Qué casa compramos? ¿Cuál escuela es mejor para mis hijos?

Hay problemas con los que los estudiantes universitarios se encuentran:

¿Cuántas clases debo tomar este semestre? ¿Hago pasantías o estudio en el extranjero?

También hay problemas de negocios:

¿Necesitamos otro empleado? ¿Qué software usamos? ¿Cómo diseñamos la campaña publicitaria?

Existen problemas políticos:

¿Cuál es el mejor candidato? ¿Cuál debe ser la política ambiental?

Al argumentar para resolver estos (y muchos más) asuntos, la gente puede ofrecer varios tipos de premisas para defender su postura.

Vamos a adentrarnos en dos clases de argumentos: argumentos deductivos e inductivos.

Para comenzar considere estos casos de estudio: en cada uno hay un problema que resolver y ejemplos de las posibles premisas que se pueden dar como parte del argumento para ocuparse de la cuestión.

Caso de Estudio # 1 «Donde Cenar»

En el primer ejemplo, el problema es que tu y tus amigos están tratando de decidir a dónde ir a cenar: ¿Ir al Red Hot o al Café Iguana?.

Las premisas son:

  1. Red Hot está abierto hasta las 10 pm. y el Café Iguana hasta las 9 pm.
  2. El Red Hot tiene la mejor comida mexicana de la zona.

En otro ejemplo, el problema consiste en contestar la pregunta, ¿Cuántas clases debo tomar el próximo semestre?

También hay dos premisas:

  1. La colegiatura por 12 horas-crédito cuesta $3,100; y para 15 créditos cuesta $3,700.
  2. Es mejor tomar más clases por semestre para acabar más rápido.

En los dos ejemplos, la primera premisa es un HECHO que puede comprobarse como cierto o falso.

Se puede buscar el horario de los restaurantes o el costo de la colegiatura para distintos números de hora-crédito.

Sin embargo, la segunda premisa es una OPINION que no puede demostrarse como cierta o falsa. La gente puede o no estar de acuerdo con que el Red Hot tiene la mejor comida mexicana o si es la mejor idea tomar muchas clases para terminar la carrera más pronto.

Hechos y opiniones tienen distintas relaciones con las conclusiones que se sacan, y resultan en diferentes tipos de argumentos.

Por ejemplo, digamos que son las 9:05 pm cuando tu amigo pregunta, «¿Vamos al Red Hot o al Café Iguana?» Contestas, «El Café Iguana cerró a las 9 pm pero el Red Hot está abierto hasta las 10, así tenemos que ir al Red Hot.» Si estás en lo cierto – si los hechos son verdaderos entonces la conclusión TIENE que ser VERDADERA.

La única opción es el Red Hot.

Un argumento en el que la conclusión necesariamente deriva de las premisas – si las premisas son verdaderas la conclusión también lo es – es un argumento DEDUCTIVO.

Por otro lado, si fueran las 8 pm. ambos restaurantes están abiertos y disponibles. Cuando tu amigo pregunta a cuál deben ir, contestas, «El Red Hot tiene la mejor comida mexicana de la zona. El Café Iguana está bien, pero no es maravilloso».

Deberíamos ir al Red Hot.

En este caso la decisión de ir al Red Hot no puede calificarse de «verdadera.»

La conclusión no deriva lógicamente de la premisa. Sólo porque crees que el Red Hot tiene mejor comida no significa que tu – o tu amigo – deban elegirlo.

Sólo intentaste sustentar tu opinión de que es la mejor opción.

Un argumento en el que la aceptación de la conclusión depende de la fuerza de las premisas – que no comprueban sino meramente apoyan la conclusión – es un argumento INDUCTIVO.

Argumentos Deductivos

Como dijimos, son aquellos en los que la conclusión necesariamente deriva de las premisas – si son premisas verdaderas la conclusión es verdadera.

Qué pasa si no te gusta la conclusión – si por ejemplo realmente ¿Querías ir al Café Iguana?

Bueno, lo malo es que las premisas no apoyan la conclusión.

En el ejemplo, si el restaurante está cerrado, mala suerte.

La conclusión que debes ir al Red Hot, de alguna manera, afirma lo obvio – si hay dos opciones y una está cerrada (la premisa del argumento), entonces de verdad sobra decir que tienes que ir al otro.

No importa si no te convence la conclusión (en serio querías ir al Café Iguana) – a menos que puedas probar falsa alguna premisa del argumento, no tienes opción más que aceptar la conclusión.

Siempre que te encuentres argumentos deductivos – ya sea que estés evaluando los argumentos de otros o construyendo uno propio, no debes empezar con la conclusión.

Al evaluar un argumento de otro, se debe evitar «saltarse» la conclusión de inmediato y decidir, sin considerar el argumento completo, ya sea que estés de acuerdo o no.

Igualmente, cuando haces tu propio argumento, debes evitar elegir tu conclusión antes de tiempo y luego tratar de justificarla.

En lugar de ello, debes comenzar por examinar o descubrir las premisas (razones y evidencia), e ir a donde estas premisas conducen.

¿Qué conclusiones lógicas puedes sacar de la evidencia?

Así que, al evaluar un argumento deductivo, se deben preguntar dos cosas:

  1. ¿Las premisas son verdaderas?
  2. ¿La forma del argumento es válida?

Si la respuesta a ambas es SI, entonces se tiene un argumento sólido.

La primera pregunta es simple, aunque ello no significa que siempre será fácil de responder.

Las premisas en argumentos deductivos son hechos que, al menos en teoría, pueden probarse si son verdaderos o falsos. Se refieren a las condiciones o al estado de las cosas – en este caso, por ejemplo, si el restaurante está cerrado. es bastante fácil saber si tal premisa es cierta o no – puede uno ir al restaurante y averiguarlo.

La segunda cuestión – si el argumento es o no válido – se refiere a la estructura lógica.

Un argumento es válido cuando es posible que la premisa no sea verdadera, y la conclusión sea falsa.

En el ejemplo, la premisa indica que hay dos restaurantes a escoger y que uno está cerrado.

La conclusión es entonces que hay que ir al otro restaurante – abierto.

Si la premisa es verdadera, no es posible que la conclusión sea equivocada TIENE que ser verdadera o cierta.

Argumentos Inductivos

Como dijimos, un argumento inductivo es aquel en el que la conclusión es apoyada (pero no probada), en mayor o menor grado, por las premisas.

La conclusión va más allá de las premisas – la conclusión de que deben ir al Red Hot no se implica lógicamente por la afirmación – de que tiene la mejor comida mexicana.

Quizá tu amigo no está en disposición de comer comida Mexicana; en ese caso, puede ofrecer un contra-argumento con razones para mejor ir al Café Iguana.

En el caso de argumentos inductivos, el proceso de evaluación debe ser diferente al de argumentos deductivos.

Las premisas no se comprueban – falsas o verdaderas – ni se puede determinar si llevan inevitablemente a la conclusión o no.

Más bien se debe preguntar lo siguiente:

  1. ¿Las premisas son verdaderas o al menos aceptables?
  2. ¿Son relevantes para el asunto del que se trata?
  3. ¿son suficientemente convincentes (los estudiosos del pensamiento crítico lo llaman suficiente) para justificar la conclusión?

Las respuestas a estas tres preguntas ayudan a determinar qué tan FUERTE o DÉBIL es el argumento.

Veámoslas, entonces, más de cerca.

Primero, en argumentos inductivos se pueden encontrar premisas que no son fácilmente calificadas de verdaderas o falsas; más que con hechos, frecuentemente se encuentran temas de opinión.

La afirmación de que el Red Hot tiene la mejor comida mexicana es cuestión de opinión con la que se puede discrepar.

Para evaluar este argumento, hay que considerar si la premisa es ACEPTABLE.

¿Puede aceptarse como razonable?

En este caso, se pueden revisar las reseñas o las listas como «Visita Chalco» – otro proyecto que tengo.

Puede encuestarse a amigos y conocidos para saber cuántos concuerdan con esta opinión.

Segundo, se necesita decidir si la premisa – en este caso la opinión que el Red Hot tiene la mejor comida mexicana – es relevante; es decir,

¿Está la premisa relacionada con el asunto discutido?

En el ejemplo, sí parece relevante considerar la reputación de un restaurante cuando se está decidiendo dónde ir.

Pero si se dijera que es mejor ir al Red Hot porque tiene el mejor estacionamiento, uno se preguntaría si esta razón es realmente relevante.

Finalmente, se debe considerar si la premisa basta para justificar la conclusión.

¿Realmente la opinión sobre la calidad de la comida que ofrece el Red Hot es suficiente para basar en ella una decisión?

¿Hay otras cosas que considerar? – por ejemplo,

¿Cuánto hay que esperar para que te den mesa?

¿Es bueno el servicio?

La evaluación de argumentos inductivos va de (más) débil a (más) fuerte. Si se determina que la premisa es altamente aceptable, es relevante al asunto, y es razón suficiente para basar la decisión en ella, entonces se puede concluir que el argumento es bueno.

Si la premisa es altamente aceptable y relevante, pero no totalmente suficiente como para basar una decisión solamente en esa premisa, se considera que el argumento es «regular» – no débil, pero no suficientemente fuerte.

Se puede mejorar el argumento ofreciendo más premisas para apoyarlo.

«Si, la comida es muy buena, igual que el servicio. Además acabo de llamar y me dijeron que podemos conseguir mesa en 10 minutos.» u ofrecer un contraargumento «Claro, la comida es buena, pero el servicio es pésimo y siempre hay que esperar largo rato.»

Como habremos notado, el argumento inductivo puede presentarse de varias formas.

Ya debes tener una idea de lo que son los argumentos inductivos y deductivos y de sus diferencias.

Varios temas presentados aquí se discutirán en detalle posteriormente.

También aprenderás como se evalúan la verdad y aceptabilidad de las premisas, así como a calificar la relevancia y suficiencia de dichas premisas.

También aprenderás a emplear el razonamiento causal para desarrollar y evaluar argumentos.

Caso de Estudio # 2 «Anuncios de Cerveza»

Supongamos que mi amiga Maria presenta el siguiente argumento:

Premisa 1: Los anuncios de cerveza fomentan el consumo de alcohol en menores de edad.

Premisa 2: El consumo de alcohol en menores de edad a menudo tiene consecuencias negativas.

Conclusión: Por lo tanto, los anuncios de cerveza deben ser prohibidos de la televisión y, digamos que respondo con la siguiente objeción: «Bueno, sí, pero la gente nunca dejará de beber cerveza! ¡Lo han estado haciendo durante años!»

¿Es una buena respuesta al argumento de Maria?

¡No! Porque Maria nunca dice que sería una buena idea dejar de beber cerveza.

Esa no es su discusión en absoluto.

En este escenario, se he cometido la falacia del Hombre de Paja, esta ocurre cuando la posición de un oponente es tergiversada para facilitar la crítica.

Crea la ilusión de que una posición ha sido refutada o criticada cambiando la posición original por otra diferente.

Para ver esto más claramente, tenga en cuenta las siguientes dos afirmaciones:

Los anuncios de cerveza deben ser prohibidos de la televisión, esta es la afirmación original de Maria.

La gente debería dejar de beber cerveza, esta es mi representación de la afirmación original de Maria.

Y estas son dos afirmaciones muy diferentes.

Maria sólo apoya la primera basada en nuestra conversación, sin embargo, mi objeción es a la segunda alegación, que es mucho más fácil de refutar.

Esto se debe a que la segunda afirmación es una vista muy extrema, se necesitarían muchos buenos argumentos para convencer a otros de que la gente debería dejar de beber cerveza.

Pero en nuestra discusión, he atribuido indebidamente esta vista extrema a Maria, y luego he procedido a atacarla.

Dado que esta afirmación es mucho más fácil de refutar que su afirmación original.

Caso de Estudio # 3 «La Evolución Humana»

A veces una posición puede simplificarse en exceso hasta el punto de ser absurda.

He aquí un ejemplo de eso:

Supongamos que mi amigo Gio presenta el siguiente argumento:

Premisa 1: La teoría de la evolución dice que los seres humanos no son diferentes de los simios.

Premisa 2: Los humanos son diferentes de los simios porque los humanos son obviamente más inteligentes.

Conclusión: Por lo tanto, la teoría de la evolución es falsa.

¿Es un buen argumento? Claramente no, ya que la teoría de la evolución no afirma que los seres humanos no son diferentes de los simios.

Gio ha caracterizado falsamente lo que dice la teoría de la evolución y luego procedió a atacarla.

Ha cometido la falacia del Hombre de Paja.

Pero vale la pena señalar que la estructura de su argumento es válida.

Así que para cualquiera que no esté familiarizado con la teoría evolutiva podría parecer como si Gio hubiera proporcionado un buen argumento contra la evolución.

Y esta es la razón por la que las falacias del Hombre de Paja a menudo pueden ser difíciles de detectar.

Caso de Estudio # 4 «La Política»

La falacia del Hombre de Paja también es frecuente en la política.

Y no sólo se utiliza para tergiversar la posición de un oponente.

A menudo, los hombres de paja están configurados para distraer a la gente de temas difíciles que los políticos quieren evitar.

Por ejemplo, considere cómo los políticos construyen respuestas de hombres de paja respondiendo a una pregunta que nunca se les hizo.

Supongamos que se acusa a un político de usar ilegalmente fondos de campaña para uso personal.

Digamos que un reportero le pregunta directamente al político: «Entonces, ¿usted, o no, usó fondos de campaña para gastos personales?»

Y, el político podría responder con algo como esto: «Esa es una excelente pregunta». «He recibido muchas donaciones generosas a mi campaña». «Mi donación favorita ha sido una tarjeta manuscrita agradeciéndome todo lo que he hecho». «Me encanta esa tarjeta, especialmente porque valoro la dedicación de la gente de la clase trabajadora».

En este ejemplo, el político crea un hombre de paja respondiendo a una pregunta diferente a la que se pidió originalmente.

La pregunta era si los fondos de campaña se han utilizado para gastos personales.

Pero el político da una respuesta a la pregunta:

«¿Cuál ha sido tu donación de campaña favorita?»

Esta es una pregunta mucho más fácil de responder, y, permite al político evitar responder a la pregunta original mientras que también se retrata a sí mismo positivamente.

Las falacias del Hombre de Paja están por todas partes.

Y probablemente te has encontrado con variaciones de los ejemplos presentados aquí en tu vida cotidiana.

A veces, las falacias del Hombre de Paja son intencionales, lo que suele ser el caso en la política.

Pero otras veces son involuntarios.

Como cuando alguien realmente malinterpreta la afirmación de un oponente.

Con el fin de mantener las discusiones productivas, es importante comprender la posición exacta en la que se está avanzando antes de proceder a atacarla.

De lo contrario, usted puede ser culpable de cometer la falacia del Hombre de Paja.

Evaluación de Premisas y Conclusiones

Una visión general.

Hasta ahora, ya sabes que los argumentos se componen de una conclusión y las premisas ofrecidas para defenderlas o mantenerlas.

Algunos argumentos son deductivos, es decir, si las premisas son verdaderas y argumento es válido, entonces la conclusión tiene que ser verdadera y el argumento es sólido.

Otros argumentos son inductivos.

Un argumento inductivo es cuando las premisas son verdaderas o al menos aceptables, recordando que el significado es que sea relevante para la cuestión en cuestión, y proporciona una justificación suficiente, entonces la conclusión es probable que sea verdadera y consideraremos que estos argumentos inductivos son fuertes.

Al cuestionar ambos tipos de argumentos hay una serie de evaluaciones que puede hacer para determinar la solidez o la fuerza.

Niveles de Pensamiento

El pensamiento crítico es el análisis cuidadoso y racional de una situación que resulta en tomar buenas decisiones a corto o largo plazo.

Pero como todos sabemos, ninguno de nosotros toma siempre buenas decisiones y algunos de nosotros casi siempre tomamos malas decisiones.

Así que creo que la mejor forma de explicarlo es viendo las etapas del pensamiento y los pensamientos que caracterizan a cada uno de esos niveles.

El primer nivel de pensamiento, básicamente, es no pensar en absoluto

Es una línea recta del movimiento a la acción sin más consideración.

Esto no es tan malo ya que es responsable de muchas funciones instintivas como llorar, ponernos triste o golpear tu escritorio cuando estás enojado, todos pensamos a este nivel algunas veces.

El segundo nivel de pensamiento es pensar un poco.

Te ha pasado que, sin haberte documentado sobre algún tema, sabes bien cuándo algo tiene sentido y cuándo no.

Otro ejemplo es cuando no permites que influyan los titulares… y prefieres leer la sección de reseñas y comentarios.

Y dentro de todo esto, tu vida sigue siendo bastante práctica.

El tercer nivel de pensamiento es el Pensamiento Crítico.

Piensas todo hasta su conclusión lógica y actúas en consecuencia, sin considerar detalles menores.

Si te sientes mal, vas al médico.

Si te sientes triste, le pides ayuda a tus amigos y familiares.

Y existe un nivel de bonus de pensamiento: Sobre analizar

Este tipo de pensamiento intenta resolver tus más simples problemas con soluciones desproporcionadamente complejas.

Otro caso es cuando estamos preocupados por algo, y después de cierto tiempo te das cuenta que solo fue un mal sentimiento por el sobre análisis.

Algo que me hizo entender fue cuando un amigo me dijo:

Hombre, no puedo dejar de pensar en lo que los demás piensan de mí…, y le respondí: No te preocupes, amigo. No es mal plan, pero nadie está pensando en ti.

Si bien las palabras pudieron ser otras, definitivamente es algo en que vale la pena reflexionar.

¿Qué es pensar críticamente?

Existe la influencia, pero nunca la manipulación.

Pensar críticamente es pensar en tercera persona, es ser imparcial, es salirse del problema, encontrar una posición diferente al mismo problema y desde ahí llegar a resolverlo.

Esta posición es privilegiada y como tal, no está hecha para cualquiera.

Beneficios del Pensamiento Crítico

Dale un pescado a un hombre y comerá un día, enséñale a pescar y comerá siempre.

Confucio

Proverbios como este nos recuerdan cómo las habilidades de aprendizaje nos ayudan a movernos hacia la autosuficiencia.

Y con esta herramienta podrás crear soluciones efectivas a tus problemas.

El pensamiento crítico se refiere a una amplia gama de habilidades y actividades intelectuales relacionadas con la evaluación de la información -así como de nuestro propio pensamiento- de una manera disciplinada.

Cuando estamos dispuestos y somos capaces de examinar nuestra propia capacidad como pensadores, que reconocen problemas y debilidades, puede ayudarnos a refinar nuestros procesos de pensamiento para que aprendamos a pensar y evaluar la información, de una manera más completa que aumente nuestra capacidad de identificar y rechazar ideas e ideologías falsas.

El pensamiento crítico no es sólo «pensar mucho».

Si nunca examinas posibles defectos y sesgos detrás de tu enfoque, eso no está pensando críticamente.

Debemos querer ser mejores pensando; para identificar y minimizar cualquier influencia sesgada en nuestro pensamiento, de la cultura y la educación; buscar y ser guiados por el conocimiento y la evidencia que se ajuste a la realidad, incluso si refutan nuestras preciadas creencias.

De hecho, cuando pensamos críticamente las creencias tienden a no ser apreciadas, sino que se aferran a la comprensión de que, si se demuestra que son infundadas, un cambio de posición es la respuesta más adecuada.

Los pensadores críticos cultivan una actitud de curiosidad y afán por ampliar su perspectiva y ampliar sus conocimientos, están dispuestos a hacer el trabajo necesario para mantenerse debidamente informados sobre un tema.

Reconocen que las explicaciones deben ser comprobables, para ser consideradas seriamente.

El pensamiento crítico abraza el escepticismo.

El escepticismo no es sinónimo de rechazo como algunos creen erróneamente.

Se refiere a dudar y suspender nuestro juicio sobre las afirmaciones con las que estamos presentados para que no simplemente aceptemos afirmaciones que pueden ser injustificadas, sino que primero tomemos el tiempo para entenderlas examinando el razonamiento y las posibles suposiciones y sesgos detrás de ellas.

El razonamiento detrás de las afirmaciones fácticas debe basarse en una lógica sólida y coherente, no en las emociones y la presión social, porque el valor de la verdad de las afirmaciones fácticas no está determinado por la emoción que los acompaña o el hecho de que pueden ser creídos por ciertos grupos sociales.

A veces la gente trata de persuadirnos de que la razón no tiene valor, pero esa es una posición insostenible.

La razón tiene un papel intrínseco en las decisiones y juicios que tomamos al negociar nuestro camino a través de la vida, ya sea trascendental o trivial.

Si una línea de razonamiento en particular es errónea,

¿Qué aumentará nuestra comprensión? ¿Descartar el valor de la razón o mirar honestamente los defectos?

La falta de respeto por la razón o la evidencia o cualquier número de rasgos de carácter obstructivos, sabotearán la capacidad del pensamiento crítico.

Una de las mayores barreras para el pensamiento crítico es la falta de voluntad para ver problemas complejos en cualquier cosa que no sea en términos de blanco y negro.

El pensamiento blanco y negro a menudo refleja una renuencia subyacente o la negativa a lidiar con la incertidumbre que resulta de la complejidad y la ausencia de respuestas definitivas.

Pero saltar a conclusiones erróneas porque no se puede tolerar la ambigüedad de no saber, no es suficiente motivo para creer que sea verdad o sea un motivo para satisfacer nuestra curiosidad, sino lo que se refleja es que es por comodidad.

El pensador crítico puede manejar la incertidumbre es consciente de su ignorancia, espera pruebas y evidencias.

El pensamiento crítico nos proporciona a cada uno de nosotros claves para desbloquear nuestra propia independencia intelectual, dejándonos dispuestos y capaces de explorar y resolver problemas para nosotros mismos.

Nos aleja de las precipitadas conclusiones, la mistificación y la renuencia a cuestionar la sabiduría, la autoridad y las tradiciones recibidas.

Y nos mueve hacia la disciplina intelectual la expresión clara de las ideas y la aceptación de la responsabilidad personal por nuestro propio pensamiento.

Las comunidades en las que los individuos están ansiosos por adquirir y aplicar el mejor conocimiento, la razón en todos los campos, y dispuestos a reconocer y corregir defectos en su propio pensamiento, están mejor equipadas para crear soluciones más profundamente efectivas a los desafíos que enfrentamos en la convivencia.

Cuando enseñamos y fomentamos el pensamiento crítico, empoderamos vidas y ayudamos a generar un mejor futuro colectivo.

¿Por qué deberías de ser critico en tu pensamiento?

El pensamiento crítico consiste en hacer preguntas, las preguntas correctas que te ayudarán a evaluar tanto el significado, como la importancia de las afirmaciones y argumentos que construyes.

Esta habilidad aplicada en tu vida hará que sea más fácil para ti evaluar argumentos y adaptar tu pensamiento para que permanezca encendido y comprometido en diferentes situaciones.

El pensamiento crítico implica dar un paso atrás de una situación para permitirle ver todos los ángulos antes de tomar juicios o tomar decisiones.

Que significa identificar los puntos clave que analizan las fuentes de información que sopesan diferentes tipos de evidencia, tal como lo haría un juez y un jurado en un tribunal de justicia, y juntarlo todo en su propio pensamiento independientemente de tu punto de vista.

Una cosa que es muy importante darse cuenta es que un pensamiento crítico no se trata de ser crítico, se trata de mucho más que simplemente encontrar defectos en las afirmaciones de otras personas.

Ser un verdadero pensador crítico significa ser creativo, reflexivo y adaptable, evaluar la evidencia para decidir por sí mismo lo que es relevante, hasta tener suficiente información para tomar una decisión sobre ese tema.

Pensando críticamente tomarás una posición, puede ser difícil no ser influenciado por puntos de vista de familiares o amigos cercanos sobre cosas o ciertas creencias que simplemente se sienten bien, pero aprender a usar estos habilidades de pensamiento de orden superior pueden ayudarle a sentirse mucho más seguro en sus propias opiniones y conclusiones.

Pensamiento crítico es también acerca de una sensación de descubrimiento y emoción, no sólo sobre el aprendizaje, sino la evaluación de argumentos para ver cómo se levantan y filtran por sí mismos.

Lo que resuena es correcto o incorrecto, mediante el uso de estas técnicas encontrarás que serás un pensador más claro.

Tu capacidad de decisión, eso es lo que te diferencia de cualquier otra persona.

Actúa según tú quieras y no como otros quieran que actúes.

Actúa según tus principios, tus conocimientos, tus descubrimientos, tu forma de ver la vida.

Piensa lo que quieras pensar y no lo que quieran que pienses.

Descubre y conoce para no ser engañado.

El sistema puede no estar preparado para un cambio, pero nosotros sí, el cambio está en nosotros.

Hábitos de un Pensador Crítico

Creo que los siguientes rasgos sirven como buen punto de partida, ser abierto y justo, tener una mentalidad curiosidad y flexible, una propensión a buscar la razón, un deseo de estar bien informado y ser respetuoso para entender los diversos puntos de vista.

No hay truco para volverse un Pensador Crítico, pero hay algunos hábitos que puedes construir para alterar tu carácter en la dirección correcta.

  • Hábito # 1

Leer mucho y leer ampliamente; exponiéndose usted mismo a diferentes puntos de vista únicos, es un buena forma de despertar la curiosidad constante, y para ser personas de mente abierta e instruida, entender que hay varias formas para mirar un problema y múltiples lentes con el que ver la forma de pensar del mundo.

  • Hábito # 2

No saque conclusiones precipitadas; un buen pensador crítico ha construido el hábito de no sacar conclusiones precipitadas especialmente en ausencia de datos, que solo hace un juicio una vez que hayan estudiado un tema con cierta profundidad y puede justificar su posición con razonamiento.

  • Hábito # 3

Crea sistemas; no objetivos, por ejemplo, crear un hábito o ritual del sistema que promueve escribir todos los días es más efectivo que establecer el objetivo de escribir un ensayo semanal, un sistema se puede ir refinando y optimizado, un objetivo no puedo trabajar en mi forma de escribir para mejorar mi calidad y cantidad de publicaciones.

El objetivo solo se centrarse en los resultados, para mejorar la calidad de mi escritura utilizo mi lista de verificación, que puedo revisar después de completar cada ensayo, cada vez que uso mi sistema creo mejores ensayos con cada ensayo que termino vuelvo y refino mi sistema es un circuito de retroalimentación que se puede medir y mejorar.

  • Hábito # 4

Discutir contigo mismo sobre argumentos de grandes pensadores rutinariamente, e intentar inteligentemente contrarrestar sus propios argumentos, las ideas van y vienen hasta que solo los argumentos mas racionales y fuertes queden contigo.

El argumento existe basado en el conocimiento, ellos tienen este conocimiento, y es también la misión de cualquier buen científico que intente demostrar que están equivocados.

  • Hábito # 5

Estar dispuesto a cambiar; la opinión debe estar desvinculada de la información, tener la voluntad de cambiar una opinión frente a un mejor conjunto de datos.

  • Hábito # 6

La escritura correcta nos ayuda a pensar mejor, si escribimos mejor nos ayuda a separar lo que realmente sabemos de lo que creemos saber.

  • Hábito # 7

Buscar adversidad, este es controvertido pero creo que es el mas poderoso, la razón principal por la que las escuelas no enseñan el pensamiento crítico es porque no crean el entorno óptimo para fomentarlo, pues son demasiado estandarizadas y estructuradas, las reglas son muy rígidas una vez que los estudiantes entienden las reglas, la escuela se convierte en un juego, una vez que hayan establecido una estrategia que funciona, pueden jugar el juego muy pasivamente, y se las arreglan para aprender rápidamente lo mínimo indispensable, esforzarse lo requerido para conseguir un trabajo y luego no tienen ningún incentivo para un trabajo más difícil que requiera pensar activamente.

Pero que pasaría si los sácanos de ese juego, si rompemos la inmersión en la que ahora se ven obligados, los orillamos a pensar críticamente en la adversidad, aprenderán a crear nuevas reglas y romper las viejas.

En mi opinión tienen que hacerlo, porque es hacer el cambio de un pensador pasivo a un pensador activo es muy sutil en el superficie, porque sucede internamente requiere convicción, y una fuerte creencia en uno mismo, sin importar cuántos consejos le de a alguien para que se convierta en un pensador crítico, en última instancia, tiene que provenir de un deseo profundo.

La mayoría de las grandes mujeres y los hombres han pasado por la adversidad, porque la adversidad genera mucho convicción interna, los impulsa y constantemente los cambia a modos activos de pensar en lugar de vivir a la defensiva.

Atacan la vida con ferocidad, saben que van a morir algún día, tienen un propósito a cumplir, les gusta pensar críticamente como tendencia y no como una habilidad que los grandes pensadores tienen.

Tienden constantemente hacia el pensamiento crítico en su vida diaria, si la escuela no enseña a los estudiantes el pensamiento crítico, tenemos la oportunidad de aprender en libros, en Internet , y en otras fuentes para convertirnos en pensadores críticos a pesar de que en la escuela no lo fomenten.

Afortunadamente siempre tenemos el poder de ponernos en condiciones de aprenderlo

¿Cómo desarrollar el Pensamiento Crítico?

Cada día tenemos que enfrentar muchas decisiones.

Algunas sin importancia, y otras con mayor impacto en nuestras vidas.

Algunos ejemplos, ¿por cuál político votar? ¿Debo probar lo último en tendencias? ¿O talvez hoy comience el negocio que me hará millonario?

Nos bombardean con tantas decisiones que es imposible decantarnos por la decisión correcta en cada situación.

Entre las maneras de mejorar nuestras posibilidades, está y es muy eficaz el pensamiento crítico en estos casos.

A veces una pregunta que nos permite deconstruir cuidadosamente una situación, revelar sus problemas ocultos, para tomar una mejor decisión.

En lugar de elegir una respuesta que parece y según tu intuición está bien, una persona con pensamiento crítico compara las alternativas disponibles y las analiza a detalle.

Hará un trabajo descartando y solo quedándose con la información más útil y fiable.

Aquí te mostraré un proceso, el cual podría ayudarte a desarrollar el pensamiento crítico.

Proceso para Desarrollar tu Pensamiento Crítico

Tiempo necesario: 5 minutos.

Aquí te mostraré un proceso, el cual podría ayudarte a desarrollar el pensamiento crítico.

  1. Primer paso: formula tu pregunta.

    En otras palabras: debes saber qué buscas. Esto no siempre es tan sencillo como parece.

    Por ejemplo, si te decides a probar la dieta en tendencia, otros factores pueden comprometer tu motivación, y peor aún si no ves resultados en las primeras cuatro semanas.

    Recomiendo que adoptes una visión clara de lo que pretendas con la dieta, ya sea bajar de peso, mejorar tu alimentación, o algún otro motivo, esto te ayudará a encontrar lo que estás buscando y decidir si este desafío realmente es lo que necesitas.

  2. Segundo paso: recopila información.

    Hay mucha información, así que tener una idea clara, te ayudará a determinar si es relevante o no.

    Si tu objetivo sobre una dieta es mejorar tu alimentación, talvez pidas el consejo de algún experto, o te des a la tarea de buscar testimonios de otras personas que hayan pasado por lo mismo.

    La recopilación de información te ayudará a tener diferentes opciones, lo que te llevará más cerca de la decisión que te ayude a alcanzar tu meta.

  3. Tercer paso: pon a prueba la información, así que hazte preguntas críticas.

    Imagina que tienes que tomar una decisión, pregúntate: «¿Qué funciona en este caso?» «¿Qué suposiciones hay?» «¿Mi interpretación de la información es válida y lógica?»

    Por ejemplo, llega a tu correo un texto prometiendo millones de pesos, a cambio de nada.

    Prueba con las siguientes preguntas:

    ¿El remitente estará diciendo la verdad?

    Basándome en la evidencia, ¿Acaso es lógico suponer que voy a ganar dinero a cambio de nada?

  4. Cuarto paso: ten en cuenta las consecuencias.

    Imagina que hay elecciones, y ya has tomado la decisión de votar por un candidato político con base en sus promesas de campaña.

    A primera vista, esto suena muy bien. ¿Pero qué pasa con los efectos a largo plazo de la decisión que tomes?

    Si el candidato no cumple con las promesas de campaña, podría existir alguna consecuencia no deseada, y eso es importante considerar para un futuro cercano.

  5. Quinto paso: considera otros puntos de vista.

    Pregúntate por qué tantas personas votarán por el candidato de la oposición.

    Incluso si no estás de acuerdo con lo que dice ese candidato, considera todos los puntos de vista, podrías descubrir por qué algunas políticas que no parecen válidas para ti, sí lo son para los demás.

    Este proceso en 5 pasos es una herramienta, y podría ayudarte en las decisiones difíciles que tengas que tomar a lo largo de tu vida.

Usando la Escritura como Método de Aprendizaje

La mejor forma de enseñarle a la gente pensamiento crítico, es enseñándoles a escribir.

Encaminar a la gente en el proceso de escritura es algo que resulta difícil, porque requiere mucho tiempo.

Calificar un buen ensayo, es realmente sencillo.

«Nota excelente». Hiciste todo bien.

Y que pasa con un caso contrario: ¿Calificar un mal ensayo?

Este si es un buen desafío, las palabras están mal empleadas, las expresiones no están correctas, las oraciones no tienen coherencia, los párrafos están desordenados, y se siente sin sentido el contenido.

Entonces, intentar decirle a la persona lo que hizo mal, es como decirle:

Todo lo hiciste mal. Todo en esté ensayo está mal.

Bueno, eso tampoco es útil.

Tienes que encontrar las pocas cosas que hicieron medio bien, y tienes que enseñarles lo que hicieron mal, requiere trabajo , dedicación y tiempo.

Abordemos el tema desde el lado creativo, en vez del lado de la puntuación. Lo mejor que puedes hacer es enseñar a la gente a escribir, porque no hay diferencia entre eso y el pensamiento.

Nadie jamás le dice a los estudiantes porque deberían escribir algo.

Es como, «Tienes que hacer está tarea». ¿Y si no te preguntas por qué hacerlo?, es vidente que necesitan la calificación, pero necesitan saber que hay detrás de esa petición.

Necesitas aprender a pensar.

Porque el pensamiento te hace actuar eficazmente en el mundo, te hace ganar las batallas que comienzas, y esas pueden ser batallas para cosas buenas.

Si puedes pensar, hablar y escribir, eres completamente invencible…

Nada ni nadie, se puede meter contigo. Por eso aprendes a escribir, es como…. ¡No puedo creer que no le digan esto a la gente!

Es probablemente el arma más poderosa que le puedes dar a alguien, es decir, conozco a mucha gente que es exitosa y los he visto en acción. Con esa gente… no quisieras tener un debate.

Te van a cortar en pedazos y no en una forma mal intencionada.

Es como: si vas a decir lo que piensas y ellos van a decir lo que piensan, será mejor que tengas organizadas tus ideas, de lo contrario vas a quedar mal parado, en el mejor de los casos.

Y por si fuera poco, no vas a llegar a ninguna parte.

Si puedes formular coherentemente tus argumentos y hacer una presentación, si puedes hablar con gente, y si puedes exponer una propuesta…. ¡Caray!

La gente te dará dinero, te dará oportunidades, tendrás influencia.

Por otro lado, es una manera de mantener baja la competencia.

Tal vez es una manera de verlo, pero, si tú no te capacitas no serás alguien a quien desafiar.

El super poder del Pensador Critico

Un pensador crítico puede empezar a aclarar un tema, lejos de la confusión simplemente cuestionando declaraciones y suposiciones que dijeron, preguntas como ¿la fuente es confiable?, ¿tiene datos para apoyar esa afirmación?, ¿Ha sido científicamente probado? ¿Están calificados para hablar sobre este tema?, tienen mayor participación en las discusiones sobre un tema, y en los debates pueden promover el pensamiento mas estructurado.

¿Por qué el pensamiento crítico es tan importante?

Porque cada elección que hacemos se limita a lo que sabemos, cuanto más sabes más capaz eres de tomar decisiones que te permitan conseguir lo que quieres; tenemos más acceso a la información que nunca, pero también tenemos una limitación en el sistema educativo, que no enseña a usar la información a nuestro favor.

A pesar de que el proceso es tan simple como encender una bombilla.

Aquí te muestro un ejemplo:

Primero elije un tema pequeño o grande que no importa,

Segundo da respuesta a la siguientes preguntas: ¿quién? ¿dónde? y ¿cuándo?, y ahora estás listo para aplicar el pensamiento crítico.

Pregúntate ¿cómo? y ¿por qué? para cada pieza de información que puedes encontrar, y nunca dejes de hacer esas preguntas hasta que hayas confirmado cada hecho por ti mismo.

Tendrá sentido y sabrás lo que es verdad; los que nunca tienen miedo de preguntar ¿cómo? y ¿por qué?, encuentran respuestas a las preguntas que ni siquiera sabían que tenían.

Esto es importante porque cuanto más sepas, más buena información puedes filtrar de lo malo; es un arma increíblemente poderosa para manejar.

Para finalizar el proceso de pensamiento crítico, idea un sistema que funcione para ti, dividiendo tu tiempo de aprendizaje entre estas áreas, investigando, y esto sólo significa leer preguntas de expertos y recopilar información fáctica, clasificando la información en orden de importancia desde lo más importantes hasta arriba y lo menos importante en la parte de abajo.

Un reportero llamaría a esto la pirámide invertida, por desgracia este proceso está siendo utilizado cada vez menos por los medios de comunicación, a los que la mayoría de nosotros estamos expuestos por lo que se está convirtiendo en nuestra responsabilidad personal.

Después de aplicar este proceso, el último paso es la salida, esto puede aplicarse a cualquier cosa, escribe sobre lo que has aprendido compártelo con tus amigos o incluso haz un video tonto; aquí esta la mejor parte si alguien no sabe la respuesta a estas preguntas, o no tienen idea de lo que estás hablando, recuerda cualquiera que realmente sabe mucho acerca de algo, se dará cuenta de que realmente no sabe nada, que es el punto para comenzar una relación de toda la vida con la curiosidad y la búsqueda de información, que le llevará a cualquier lugar que desee ir y comenzar una aventura que nunca terminará.

¿Te gustan los Acertijos?

Bien, despues de haber platicado del Pensamiento Crítico y su importancia, estoy seguro que buscas algo para desafiar a tu cerebro.

Adelante con el video, y recuerda que esta habilidad te hará ser mejor persona y un gran profesional.